elsiglo21.com

×

Advertencia

Se ha producido un error cargando el componente: com_tags, Componente no encontrado

Aquino Febrillet sostuvo que otro organismo que debe investigar el caso es la Cámara de Cuentas de la República Dominicana.

Admitió que se han hecho acusaciones formales sobre corrupción en el aparcamiento de la UASD construido por la empresa de Gómez Diaz.

El rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo pidió hoy al Departamento de Persecución de la Corrupción Administrativa investigar el caso del aparcamiento, construido por una empresa del empresario televisivo Juan Ramón Gómez Diaz, cuya construcción se ha denunciado como sobrevaluada.

Mateo Aquino Febrillet dijo que la UASD no tiene facultad para hacer una indagatoria sobre la denuncia de la Asociación Dominicana contra la Corrupción (ADOCCO) de que hay corrupción en la construcción del aparcamiento universitario.

Aquino Febrillet sostuvo que otro organismo que debe investigar el caso es la Cámara de Cuentas de la República Dominicana.

“Tanto el DPCA como la Cámara de Cuentas deben tomar las acusaciones y comenzar a investigar”, sostuvo Aquino Febrillet.

Admitió que se han hecho acusaciones formales sobre corrupción en el aparcamiento de la UASD.

El rector Aquino Febrillet dijo que las leyes de transparencias están ahí y el gobierno tiene la obligación de rendir cuentas en qué se invierte el dinero del pueblo.

Según una fuente de elsiglo21.com, la firma Andrés & Camila, Materiales y Construcciones, del empresario Juan Ramón Gómez Díaz propietario de los canales 5 y 15 de televisión, diseñó y construyó la obra para la Oficina de Ingenieros Supervisora de Obras del Estado.

Para la construcción del aparcamiento en la Universidad Autónoma de Santo Domingo el gobierno erogó más de mil millones de pesos.

El Coordinador General de la Alianza Dominicana Contra la Corrupción, Julio César De la Rosa Tiburcio, calificó de alarmante que todas las obras en las que interviene esa oficina terminen siempre por encima de lo estipulado y del costo que obras similares realizadas por otras instituciones del Estado y por el sector privado.

ADOCCO sostiene que ambas obras fueron sobrevaluadas en más de mil millones de pesos, ya que el aparcamiento no tendría un costo superior a los trescientos millones, en virtud de que el valor excluye el terreno, propiedad de la universidad estatal.

La entidad de la sociedad civil también denunció que tiene evidencias de la sobreevaluación del centro de corrección de Higüey construido para la  Oficina de Ingenieros Supervisora de Obras del Estado por la firma de Gómez Díaz.

                                                                                      Autora: Julia María Ramírez